Navicon

Universidad Columbia

8 cosas que debes tener en cuenta para sacar buenas fotos

Publicado el por Gerardo Jara

Hoy más que nunca es muy fácil aprender nociones básicas de fotografía. Existen centenares de tutoriales, páginas, textos, foros, etc. que nos muestran paso a paso cómo funciona una cámara, o nos ofrecen amplio conocimiento estético-conceptual. Entonces no nos detengamos en eso.

Veamos, en todo caso, algunas recomendaciones para mejorar o sacarle mejor partido a nuestras fotos.

Fotografía de Gerardo Jara
Fotografía de Gerardo Jara

Conocer bien la cámara: Muchas veces creemos o tenemos el preconcepto de que si tenemos una pequeña cámara aficionada o de celular, no podremos sacar fotos increíbles  como las que se sacan con cámaras profesionales. Es cierto que las cámaras profesionales nos ofrecen una gama más amplia de opciones en el control y manejo de las mismas, pero la verdad es que alguien que conoce a profundidad y sabe sacarle el jugo a su cámara (por más sencilla que sea) puede lograr mejores resultados que alguien que tenga una cámara profesional y que no la sepa aprovechar.

La foto la quita la persona, no la cámara (por ahora). Conocer bien la herramienta puede hacer que logremos resultados más que interesantes. Es importante invertir el tiempo en leer el manual de la cámara o buscar videotutoriales sobre las funciones y manejo.

Por último, hay que dejar de sacar fotos en modo automático y animarse a hacerlo en el modo manual, puede ser un poco complejo al comienzo, pero tener el control del equipo nos permite entender mejor la fotografía y desarrollar más la creatividad.

Fotografía de Gerardo Jara
Fotografía de Gerardo Jara

Observa el entorno: El trabajo de un fotógrafo más que nada es observar el mundo y saber retratarlo con la cámara. Ejercitar la mirada es fundamental, despegar un momento  los ojos del visor y observar cada parte de las cosas, de la gente, del lugar en el que estás es totalmente necesario.

Luego de haber realizado ese ejercicio, adelantarse a los hechos será mucho más fácil y por ende también la preparación llevará a captar el momento justo. Supongamos que debamos ir a sacar fotos a un evento, debemos estar informados sobre el contenido y el orden del programa, se debe investigar sobre los temas, identificar a los protagonistas, describir los procesos que van ocurriendo. Es importantísimo buscar el mejor lugar y siempre llevar en cuenta que adelantarse a la jugada en este tipo de fotografías es esencial, porque los hechos ocurrirán UNA sola vez, no se podrán repetir.

Fotografía de Gerardo Jara
Fotografía de Gerardo Jara

La luz, la clave: Existe una frase que dice que la fotografía es básicamente “pintar y esculpir con luz”, posiblemente la luz sea el elemento más importante que tengamos que tener en cuenta. Sin luz, no hay imagen, si dominamos la iluminación, obtendremos por seguro fotografías geniales. ¿Y qué conlleva eso? MUCHAS cosas, pero hay tópicos que deberíamos profundizar más: Leer sobre iluminación, sacarle provecho a los recursos con los que contamos (por más que sean lámparas caseras), configurar el balance de blancos según el ambiente, por ejemplo, en lugares cerrados, fijarse en la ubicación de las fuentes de luz. Es muy importante permanecer informados sobre los horarios de mejor luz, por lo general a la mañana temprano o de tardecita (Existen apps para esto), diferenciar la intensidad de la luz, saber manejar las sombras y animarse a no depender del flash siempre.

Fotografía de Gerardo Jara
Fotografía de Gerardo Jara

Un poco de paciencia: Quizás uno de los aspectos más difíciles de controlar a la hora de fotografiar es la paciencia, btener buenos resultados depende mucho de la práctica que le dediquemos. No nos van a salir geniales fotos de buenas a primeras, vamos a equivocarnos mucho, pero eso no tiene que ser impedimento para seguir. La paciencia es fundamental para conseguir buenos resultados, ya sea para plasmar un poético atardecer si hacemos fotos de paisajes o para captar el momento exacto en que un animal ataca a otro si hacemos foto de naturaleza, o quizás, lo más importante para fotografiar personas si hacemos retratos. Aunque no pareciera el ámbito que más paciencia exija, lo es. Que le pongan la cámara frente a uno puede ser realmente intimidante, ese objeto frío y oscuro que nos dispara puede llegar a ser muy incómodo, sobre todo si esas personas no son conocidas.

El retrato, más allá de fotografiar un cuerpo o una cara, se trata de plasmar la esencia de una persona, de un ser humano o su espíritu, como muchas culturas creen. Por eso, antes inclusive de sacar la cámara, se necesita establecer vínculos, hablar con la gente, hacerse conocer, ser honesto, comunicar ideas, cuidar las distancias. Ganar la confianza del retratado, el resto llegará por añadidura y nadie sentirá la presencia de la cámara.

Fotografía de Gerardo Jara
Fotografía de Gerardo Jara

El tamaño (del sensor) sí importa: Vivimos en una era en que nos dejamos impresionar por la cantidad antes que por la calidad. La publicidad hace que nos llamen la atención los productos con MÁS “beneficios”,  películas con MÁS efectos, bebidas con MÁS sabor, lugares MÁS exclusivos, etc. Lo mismo se aplica en la fotografía.

Cuando sale una nueva cámara, sobre todo en celulares, se resalta siempre la cantidad de megapíxeles, que cada vez son más y más. Pues bien, lo que nos tiene que importar de una cámara, antes que la cantidad de megapíxeles, es el tamaño del sensor. Pongamos un ejemplo; un smartphone con una cámara de 20 megapíxeles pareciera de buenas a primeras mejor que una cámara réflex con sólo 18 megapíxeles, pero el detalle está en que ese smartphone posiblemente tendrá un sensor de aproximadamente 4 x 3 mm., mientras que una réflex con un sensor tipo APS, tendrá un tamaño aproximado de 27 x 18 mm.

En otras palabras, el smartphone debe comprimir más información (megapíxeles) en menos espacio (sensor) que la réflex. Y al comprimir más información se pierde más calidad. Antes de comprar una cámara (o smartphone), es mejor googlear sobre sus especificaciones y fijarse en el tamaño del sensor.

Fotografía de Gerardo Jara
Fotografía de Gerardo Jara

El encuadre, el lienzo: Encuadrar conlleva básicamente tomar una decisión sobre qué aspecto de la realidad queremos mostrar, qué porción tomaremos y cómo la representaremos. Es seleccionar una porción de espacio y enmarcarla, esta selección puede variar en tamaño y punto de vista, es decir tenemos una variedad de planos y ángulos que nos sirven para graficar mejor nuestra idea.

Un paso importante antes de encuadrar es preguntarse ¿Qué queremos mostrar? Imaginando que tenemos un lienzo en blanco y como pintores que somos debemos decidir qué imágenes pensamos que deben mostrarse y qué no. Todo lo que añadamos en nuestro cuadro es información, así que asegurémonos de dar la información que queramos y no generar ruido o espacio negativo.

Otro aspecto importante es la composición o como ordenar los elementos dentro del cuadro, ya sean líneas, formas, colores, texturas, etc. Una herramienta básica para empezar a comprender mejor esto es utilizar la regla de los tercios (dividir horizontal y verticalmente en tres porciones iguales el encuadre) a la hora de componer. Por último, un detalle: buscar ángulos, planos o puntos de vista interesantes u originales, así se podrá llamar mucho más la atención de la gente.

Fotografía de Gerardo Jara
Fotografía de Gerardo Jara

Los lentes, una inversión segura: Imaginemos que los lentes (u objetivos) son los ojos de nuestra cámara, por ellos va a ingresar la luz que se transformará en información que luego formará una imagen. Ahora bien, sabemos la importancia de cuidar nuestros ojos, ¿No? Es fundamental el cuidado (evitar los rayones, manchas, suciedad, etc.) de los lentes o en todo caso, tener lentes de buena calidad. Si trabajamos con cámara réflex, esto es aún más importante.

Es cierto que quizás los lentes sean los accesorios más caros de nuestro equipo fotográfico (aunque hay una gama de precios bastante variada), pero en realidad son una inversión. ¿Por qué? Porque si trabajamos con una cámara de lentes intercambiables, podremos seguir cambiando las cámaras, pero los lentes los conservaremos (aunque sean de otro fabricante, existen adaptadores para cada marca) y si los cuidamos no perderán su calidad. Ojo, si nuestros lentes se ensucian, es mejor que primero nos informemos sobre maneras de limpiarlos o en todo caso recurrir a algún profesional que los limpie por nosotros, así evitaremos rayones u otro tipo de daños.

Fotografía de Gerardo Jara
Fotografía de Gerardo Jara

Antes de empezar, pensar: La idea antes que la forma. El registro digital de la imagen se ha vuelto un gatillo fácil, donde solo se dispara sin mirar siquiera a lo que apunta. Una de las cosas que nos mueve en la fotografía es que es básicamente una búsqueda, una inquietud de querer mostrar o contar algo, entonces, partamos de ahí. ¿Qué queremos contar? Pensemos antes de disparar.

La idea o el tema puede ayudarnos a encontrar la forma más adecuada de representación visual, más allá de dominar técnicamente la cámara, lo importante es que el público sienta o entienda lo que queremos expresar. Sigamos buscando esa mirada que queremos transmitir, así desarrollaremos un estilo y un trazo propio que nos distinga, al fin y al cabo, la creatividad y la emoción es lo que llama la atención de la gente, la engancha y fascina. 

Noticias
Master Class Game Design

Noticias

Master Class Game Design

La Universidad Columbia del Paraguay será la sede del Master Class Game Design, el primer...

Revista OMNES invita a someter artículo

Noticias

Revista OMNES invita a someter artículo

Invitamos a la comunidad educativa nacional e internacional que realiza estudios afines con...

Práctica en Hospital Veterinario Equino

Noticias

Práctica en Hospital Veterinario Equino

Los alumnos del Segundo Curso, Turno Tarde, de la Carrera de Medicina Veterinaria,...

Actividad en Cooperativa Pa’i García, Luque

Noticias

Actividad en Cooperativa Pa’i García, Luque

Se desarrolló el pasado 5 de octubre en la Cooperativa Pa’i García, ubicada en Luque,...